Nos quedamos en la edad en la que nos hizo falta amor.

Propongo extenderle la mano a tu niño interior, y ayudarlo a crecer.