Creencia Limitante y Creencia Potenciadora

Creencia Limitante y Creencia Potenciadora

Te mostraré un breve concepto en primer lugar de que es una creencia limitante y una creencia potenciadora.

Creencia Limitante. Se entiende por aquellos pensamientos que, por su naturaleza, impiden que realices ciertas acciones o conductas que te beneficiarían física, psicológica, emocional o socialmente.

Creencia Potenciadora Aquella que anima o provoca conductas que te llevan a adonde quieres llegar, o te conducen a tu objetivo deseado.

Ambas provocan que nos comportemos de una determinada manera. De este modo, una misma creencia puede ser potenciadora o limitante dependiendo de la situación donde nos encontremos.

Por ejemplo, pensar “Nunca podré hablar en público” puede tener un efecto positivo en nosotros que es protegernos de la opinión pública, pero se convierte en una creencia limitante si fuera necesario que habláramos en público. Llegado el caso en que tuviéramos que subirnos a un escenario, esa creencia sólo nos impediría hacerlo bien, porque una condición que tienen las creencias es que tienden a cumplirse. Así que, en ese caso, todo tu cuerpo haría realidad tu incapacidad para que sea verdad que “no vales para hablar en público”.

Nuestras creencias guían nuestra vida y nuestros comportamientos diarios. Pero existe una buena noticia y es que si nuestras creencias no nos están ayudando (si son creencias limitantes) pueden cambiarse por otras que nos sirvan en nuestra vida.

¿Qué eliges creer?

Existe un fenómeno estudiado por la psicología que se llama “El efecto Pigmalión” o también conocido por “La profecía autocumplida”.

Consiste, a grandes rasgos, en que si crees en algo (acerca de tu propia capacidad) mucho tiempo y con muchas ganas, ese algo acaba siendo real.

Es decir, que si piensas que jamás podrás aprender inglés, jamás podrás; si 

creencias-limitantes-potenciadoras-gráfico-Pigmalión

piensas que eres un desastre en el amor, lo serás; si piensas que no podrás sacarte esa oposición, no podrás.

Como ves, tu mente quiere que el mundo se guíe

 por lo que conoce y predice, que son sus creencias. Sin embargo, si esas creencias fueran potenciadoras (nos enfocaran al objetivo que queremos conseguir), también se cumplirían por el mismo efecto de la profecía autocumplida.

Según lo anterior, tanto si 

piensas que puedes como si piensas que

 no puedes, estarás en lo cierto. Así que… ¿Qué eliges creer?

  • “Cuida tus pensamientos porque se convierten en tus palabras
    •  palabras porque se convierten en tus acciones
    •  acciones porque se convierten en tus hábitos
    •  hábitos porque se convierten en tu carácter
    •  carácter porque se convierte en tu destino”

Estos son algunos pasos para cambiar esas creencias limitantes.

  1. Detectar el pensamiento o creencia limitante.
  2. Tomar consciencia de los resultados que obtenemos con ella.
  3. Darse cuenta de su intención positiva.
  4. Elegir un nuevo pensamiento o creencia potenciadora.
  5. Sustituir la antigua creencia por la nueva y practicarla.

Una forma de practicarlos es asistiendo a mi acompañamiento transpersonal

Solo decirte que con leer no basta, hay que practicar cada día con ganas con propósito.

 

Algunos ejemplos de Creencias que nos limitan

  • Lo que no mata engorda.
  • Hay que estar a dieta para poder adelgazar.
  • Todos los años me constipo.
  • No soy nadie.
  • Todo me pasa a mi.
  • Soy incapaz de conseguir lo que quiero.
  • Merezco ser infeliz.
  • Ganar dinero cuesta esfuerzo.
  • Soy como soy y no puedo cambiar.
  • La vida es una cuestión de suerte.

Ahora algunos ejemplos de Creencias Potenciadoras (compara tu estado al leerlas)

  • Mi cuerpo sana rápida y fácilmente.
  • Me amo incondicionalmente.
  • Me merezco lo mejor que la vida tiene que ofrecerme.
  • Tengo seguridad en mi mismo/a.
  • Me siento orgulloso/a de mis resultados y cómodo/a con mis éxitos y fracasos.
  • Estoy preparado/a para tener una relación intensa y profunda en mi vida ahora.
  • Puedo hacer todo el dinero que necesito haciendo lo que me gusta.
  • Me libero de toda culpa, tristeza y resentimiento por mis pensamientos o acciones pasadas.
  • Sé cuando es el momento de soltar y lo hago.

Y te dejo este link para reforzar esas ganas de practicar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

HerramientasEmocionales.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Ana Emilia Valvassori como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es responder a los comentarios enviados a través de la web. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado.

Te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa (proveedor de hosting). Debes saber que mi hosting es 100% español y 100% seguro. Ver la política de privacidad de Webempresa.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@herramientasemocionales.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

tres × cinco =